como tratar la piorrea dental

Piorrea dental: Síntomas, causa y tratamiento

La piorrea dental es una enfermedad en los dientes que se produce por una mala higiene bucal. La placa bacteriana se acumula, se convierte en sarro y forma bolsas en la raíz del diente. Esta es la razón por la que se produce inflamación, sensibilidad y sangrado en las encías.

Una gran cantidad de personas padece piorrea dental, sin siquiera saberlo. No obstante, es una enfermedad que puede causar muchas molestias y daños importantes en nuestra salud bucodental. Por eso es importante diagnosticarla y tratarla a tiempo. De lo contrario, podemos perder dientes y padecer otro tipo de enfermedades. Una vez que la piorrea dental está muy avanzada, la única solución es una cirugía.

¿Qué es la piorrea dental?

El nombre oficial de la piorrea es la periodontitis. Es una enfermedad producida por la gingivitis. Esta infección afecta todo el tejido blando y llega a destruir el hueso que sostiene los dientes. El resultado es el aflojamiento de los dientes, y en el peor de los casos, su pérdida.

La piorrea es una enfermedad común a nivel mundial. Este es el resultado de una mala y deficiente higiene bucal. La mejor forma de evitar esta infección es mejorar nuestra higiene dental.

¿Cuáles son los síntomas de la piorrea en los dientes?

La piorrea dental o la periodontitis da señales muy evidentes en los dientes y en las encías. Los síntomas de gingivitis no tratada son un buen indicativo, ya que la piorrea es un producto de la misma.

sintomas de la piorrea dental

Encías que sangran muy fácilmente

La placa bacteriana se acumula entre las encías. Esta acumulación de la placa es la que produce el sangrado en las encías. La piorrea hace que las encías sangren muy fácilmente, sea de forma espontánea, sea al comer o sea con el más mínimo toque.

Este sangrado también puede manifestarse en nuestro tiempo de cepillado. La presencia de piorrea hace que nuestro cepillo de dientes se tiña de rosa después del cepillado, o que la saliva sea rosa (con sangre) cuando escupimos después de cepillarnos,

Encías sensibles al tacto

La piorrea también es producida porque la placa y el sarro se acumulan en la base de los dientes. Esta acumulación de bacterias inflama las encías y es lo que produce la sensibilidad y el dolor. Por eso, la piorrea puede producirte dolo en las encías mientras que comes, te cepillas o con solo tocarlas.

Encías inflamadas o hinchadas

Además del dolor, la piorrea también produce una inflamación en las encías a causa de la acumulación de placa y sarro. Esta inflamación es muy evidente. En un espejo, evalúa el estado de tus encías. Si notas alguna hinchazón o algún abultamiento en las encías, la piorrea puede estar presente.

Encías de color rojo brillante, rojo oscuro o morado

La piorrea también puede causar que las encías tomen un color rojo brillante, un rojo oscuro o incluso morado. Este cambio de color es el resultado de la inflamación de las encías.

El cambio de color en las encías tiene que ver con la gravedad de la afección y la hinchazón producida por la piorrea. Mientras más oscuro sea el color, mayor es la afección. El rojo brillante indica un nivel de inflamación normal, el rojo oscuro indica un nivel de hinchazón más importante, mientras que el color morado indica una afección e inflamación severa en las encías.

Mal aliento

El mal aliento es otro de los síntomas de la piorrea. Algunas de las bacterias que dan luz a la piorrea producen compuestos que contienen azufre. Y el azufre es el que produce el malo olor en el aliento.

La piorrea dental también puede ocasionar un mal sabor en la boca. La inflamación hace que se acumule pus en las bolsas periodontales, lo que da lugar a ese mal sabor.

Presencia de pus entre los dientes

En la piorrea también hay presencia de bolsas o huecos anormales en las encías producidas por la inflamación. Si la infección avanza demasiado, estas bolsas se pueden llenar de pus. La presencia de pus se puede manifestar en un dolo intenso y constante en la mandíbula, el cuello y el oído. Puede causar fiebre, sensibilidad al presionar mientras masticamos, o mover alguno de los dientes.

Dientes flojos y/o pérdida de dientes

Este es uno de los síntomas más evidentes de la piorrea dental. Los dientes se sienten muy flojos o alguno de los dientes se cae.

Encías que se retraen

La piorrea disminuye el tejido de las encías gracias a la acumulación de sarro. El resultado es que las encías se retraen. Esta retracción provoca troneras dentales o espacios anormales entre los dientes.

La retracción de las encías muchas veces no es perceptible por la propia acumulación del sarro. Estos espacios suelen ser más evidentes al realizar un tratamiento periodontal, es decir, normalmente es cuando se elimina el sarro que se nota que las encías se han retraído y existen espacios inusuales entre los dientes.

Cambio en la mordida

La piorrea afecta las encías y los huesos que sostienen los dientes. Esto afecta los dientes y por consecuencia la mordida.

¿Qué causa la piorrea dental?

La piorrea dental tiene varias causas:

Mala higiene dental

La piorrea dental (al igual que con la gingivitis) es producida por una infección que causan las bacterias que se van acumulando entre los dientes y las encías. Por eso se recomienda una buena higiene dental para tratar la piorrea, ya que son los restos de comida en los dientes los que producen la placa bacteriana que después se convierte en sarro.

Esta acumulación de bacterias afecta todo el periodonto o el tejido que da soporte a nuestros dientes: hueso alveolar, cemento del diente y ligamento periodontal. De allí que el resultado sea el aflojamiento o la pérdida del diente.

La mejor forma de evitarla es cepillarse los dientes dos o tres veces al día y utilizar hilo dental, por lo menos una vez al día. Esto ayudará a remover la placa. Esto debe repetirse todos los días, ya que la placa se vuelve a formar rápidamente.

No visitar al dentista regularmente

Es necesario visitar al dentista por lo menos una vez al año para eliminar el sarro. El sarro dental es muy duro y está muy adentro en el periodonto entre la encía y el diente. Y por tanto, no puede ser removido por el cepillo ni por el hilo dental. El sarro puede causar mucho daño si dura mucho tiempo allí, como la infección que da luz a la piorrea. Por eso, visitar al dentista regularmente es importante para una buena salud dental.

Malos hábitos

El consumo de tabaco, bebidas alcohólicos en exceso, malos hábitos alimenticios y el sobrepeso también pueden causar la piorrea. El tabaco aumenta el nivel de bacterias en el periodonto, lo que facilita el incremento de la placa bacteriana. En el caso del alcohol, disminuye la producción de la saliva, que ayuda a disminuir los ácidos producidos por la placa. Lo que a su vez hace que estemos más propensos a la placa bacteriana.

Los alimentos con demasiados ácidos o azucares modifican el PH de la boca y hacen que el esmalte se debilite. El resultado es que nuestros dientes están más propensos a los ácidos de la placa.

Herencia genética

La predisposición genética aumenta nuestras probabilidades de sufrir piorrea. Si nuestros padres padecieron de esta enfermedad, es posible que también nosotros la suframos.

Causada por otras enfermedades

La diabetes, el sida y la osteoporosis también pueden afectar la salud del periodonto y hacernos propensos a la piorrea dental.

¿Qué tratamientos hay para curar la piorrea dental?

El tratamiento de la piorrea depende en gran medida de la etapa en que se encuentra la enfermedad. Si la piorrea se encuentra en su estado inicial, suele ser suficiente con realizar una limpieza profunda y un raspado de las raíces del diente. De esta manera, se elimina todo el sarro acumulado y se alisan las asperezas que se formaron en la raíz.

Junto a esta limpieza también se recomendará utilizar algunos antibióticos para tratar la infección. Los antibióticos más comunes son los de vía oral, se recetan al paciente para que los beba siguiendo un tratamiento. Otros antibióticos tienen diferentes presentaciones: en gel, microesferas y chips antisépticos que se introducen en las bolsas después de haber realizado el raspado y alisado. También se puede recomendar colutorios antisépticos para tratar la infección.

Sin embargo, la etapa más avanzada de la piorrea requiere una cirugía. Esto sucede cuando la limpieza y el raspado no son efectivos, y aún persiste la inflamación y la infección. La permanencia de la inflamación se debe a que las bolsas periodontales se encuentran a un nivel más profundo. Cuando este es el caso, se debe aplicar una cirugía.

La cirugía levanta la encía, elimina por completo el sarro y se eliminan o se reducen las bolsas periodontales. Si la piorrea es aún más avanzada, se debe realizar un tratamiento para regenerar los tejidos óseos y conjuntivos. Esto se realiza mediante un injerto óseo o la implantación de una malla entre el hueso y la encía. También se pueden utilizar injertos de tejido blando de otras partes de la boca para regenerar las encías.

Complicaciones por no tratar la piorrea dental.

No tratar la piorrea dental a tiempo podría resultar en diferentes problemas de salud en todo nuestro cuerpo, ya que no solamente puede traer complicaciones bucodentales. Si la bacteria que produce la piorrea entra al torrente sanguíneo, varias partes de nuestros cuerpos pueden verse afectadas, como veremos a continuación.

Pérdida de dientes

Esta es la principal consecuencia de la piorrea dental. Los huesos que sostienen los dientes se debilitan, y el resultado es la pérdida de nuestra dentadura junto a nuestra bella sonrisa.

Enfermedades respiratorias

Las bacterias que causan la piorrea o periodontitis también pueden causar inflamación en la guarnición de los pulmones. Esto limita la cantidad de aire que ingresa y sale de los pulmones.

Arterias coronarias

Si las bacterias de la piorrea dental entran en contacto con la sangre, estas podrían producir células espumosas y la elevación del colesterol. Lo que resulta en enfermedades coronarias.

Dificultad para controlar la glucosa en la sangre

La piorrea también puede hacer que desarrollemos resistencia a la insulina, lo que a su vez nos dificultaría controlar la glucosa en la sangre. Esto aumentaría nuestras posibilidades de desarrollar diabetes.

¿Es contagiosa la piorrea?

Sí, la piorrea puede ser contagiosa. Sin embargo, el contagio no se produce de una manera fácil. Se tienen que dar algunas condiciones.

El contagio normalmente se da entre parejas estables por medio del intercambio de saliva. Esto es porque el contagio solamente ocurre cuando la persona sana tiene contacto frecuentemente con la persona que padece la piorrea.

No obstante, ni siquiera así es fácil que se produzca el contagio. Normalmente, tiene que ver con una predisposición de la persona sana a padecer la piorrea. Puede ser por debilidad en el sistema inmunológico, mucha placa acumulada, consumo de tabaco o poca higiene bucodental.

¿Crees que tienes piorrea? Confía en Odontofamily para acabar con tu piorrea

Si crees que sufres de piorrea, te recomendamos confiar en un profesional para tratarla a tiempo. Puedes pedir una cita en Odontofamily. Contamos con dentistas que pueden ayudarte a tratar la piorrea dental.

¿te ha gustado? compartelo en tu red social

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
tipos de ortodoncias para niños

Ortodoncia infantil

El desarrollo de los dientes de los niños es un tema de mucho interés para casi todos los padres. Sobre todo, porque la mayoría deseamos

Leer más »

También pude interesarte

tipos de ortodoncias para niños

Ortodoncia infantil

El desarrollo de los dientes de los niños es un tema de mucho interés para casi todos los padres. Sobre todo, porque la mayoría deseamos

Leer más »
NO TE VAYAS SIN RESERVAR TU CITA!!

CLÍNICA DE BILBAO

Contacta mediante WhatsApp con la Clínica de Bilbao

631 276 578

CLÍNICA GETXO

Contacta mediante WhatsApp con la Clínica de Getxo

639 225 367