¿Cuánto peso puede soportar un diente sin romperse?

Índice

Si alguna vez has oído o leído que la fuerza de un diente proviene de sus raíces, no eres el único. Un diente roto tiene una raíz débil, ¿verdad? No necesariamente. La fuerza de un diente viene determinada por la fuerza de su estructura, independientemente de su ubicación. La resistencia de un diente está directamente relacionada con la densidad, el grosor y la dureza de su esmalte, así como con la firmeza y la elasticidad de su dentina, y no con su ubicación. Un diente fuerte puede encontrarse en cualquier parte de la boca y puede soportar cargas pesadas con poca tensión. Veamos con más detalle qué es lo que da fuerza a los dientes, dónde se encuentran los dientes más fuertes, por qué algunos dientes son más fuertes que otros y cómo podemos mantener nuestros dientes fuertes desde la raíz hasta la punta.

¿Cuánto peso puede soportar un diente?

Para saber cuánto peso puede soportar un diente, primero debemos entender qué es lo que le da fuerza a los dientes. Los dientes se fortalecen principalmente por su estructura, más que por su ubicación. De hecho, la fuerza de un diente viene determinada principalmente por la resistencia de su esmalte, la dentina y los tejidos circundantes. Las raíces de un diente también son importantes para fijar el diente al hueso, pero no hacen que el diente sea más fuerte. De hecho, algunos de los dientes más fuertes se encuentran en la parte delantera de la boca, donde las raíces son más finas.

¿Qué hace que los dientes sean fuertes?

La fuerza de un diente viene determinada por la densidad, el grosor y la dureza de su esmalte, así como por la firmeza y la elasticidad de su dentina. Estos tres componentes deben ser fuertes para que un diente sea fuerte.

  • El esmalte: constituye la capa externa del diente y es la sustancia más dura del cuerpo. Da a cada diente su color característico y protege la dentina, más blanda, y la pulpa interna del desgaste diario. El esmalte es responsable de hasta el 90% de la resistencia del diente, por lo que es importante que sea lo más fuerte posible. El esmalte es naturalmente negro, pero a menudo se mancha con los alimentos y bebidas cotidianas, como el café o el vino tinto. Estas manchas suelen eliminarse en el dentista o con un sencillo tratamiento casero.
  • La dentina, o estructura dental: constituye la mayor parte del interior del diente. Es ligeramente menos dura y densa que el esmalte, pero forma un andamiaje de apoyo para el esmalte.
  • El ligamento periodontal y el hueso alveola:  son los tejidos de soporte que rodean y mantienen el diente en su sitio. Representan aproximadamente el 20% de la fuerza total del diente, pero sólo son fuertes cuando están sanos.

Los dientes más fuertes están en la parte delantera de la boca


Los dientes de la parte delantera de la boca, como los de los incisivos superiores, son los más fuertes porque las raíces son las más finas. Estos dientes son capaces de soportar cargas pesadas sin una tensión significativa. Estos dientes se encuentran tanto en la arcada superior como en la inferior, y son los primeros en tocar los alimentos durante la masticación. Por esta razón, también son los más propensos a sufrir daños durante los traumatismos y las actividades rutinarias. Los dientes de la parte posterior de la boca, como los premolares y los molares, tienen raíces mucho más gruesas y son notablemente menos fuertes. Estos dientes no se dañan con tanta frecuencia porque suelen entrar en contacto con la comida después de que los dientes delanteros más fuertes hayan empezado a masticar.

¿Qué dientes son los más fuertes?

Los dientes más fuertes se encuentran en la parte delantera de la boca y son principalmente los incisivos o caninos. Estos dientes son capaces de soportar cargas pesadas sin que se produzcan tensiones importantes. Estos dientes se encuentran tanto en la arcada superior como en la inferior, y son los primeros en tocar los alimentos durante la masticación. Por esta razón, también son los más propensos a sufrir daños durante los traumatismos y las actividades rutinarias. Los dientes de la parte posterior de la boca, como los premolares y los molares, tienen raíces mucho más gruesas y son notablemente menos fuertes. Estos dientes no se dañan con tanta frecuencia porque suelen entrar en contacto con la comida después de que los dientes delanteros más fuertes hayan empezado a masticar.

Cómo proteger los dientes fuertes de la rotura

Los dientes fuertes no necesitan más protección que los débiles. La diferencia es que un diente fuerte puede soportar mayores cantidades de fuerza. Un diente débil se romperá, sin importar la cantidad de fuerza aplicada. Para proteger los dientes fuertes, evite las actividades que provocan una fuerza excesiva, como masticar objetos duros, practicar deportes de contacto, aplicar una presión excesiva al cepillarse o rechinar los dientes. ¿Le duelen los dientes dañados? Si es así, que no cunda el pánico: es posible obtener alivio. Visite a su dentista lo antes posible y asegúrese de solucionar el problema. Para mantener tus dientes fuertes, asegúrate de visitar al dentista al menos una vez al año para una limpieza a fondo. También puedes cepillarte los dientes dos veces al día para eliminar la placa, la enfermedad de las encías y las bacterias que pueden causar mal aliento y caries.

Cómo mantener los dientes fuertes

Para mantener tus dientes fuertes, tendrás que protegerlos del desgaste diario y minimizar los daños causados por los traumatismos. En primer lugar, debes cepillarte los dientes y utilizar el hilo dental dos veces al día para eliminar la placa, las enfermedades de las encías y las bacterias que pueden causar mal aliento y caries. Si fumas, dejar de hacerlo es fundamental para mantener tus dientes fuertes y sanos. Además, asegúrate de visitar al dentista al menos una vez al año para una limpieza a fondo. Y no olvides prestar atención a los alimentos que consumes. Algunos alimentos y bebidas, como el café y el vino tinto, pueden manchar los dientes y aumentar las probabilidades de perder el esmalte.

Para mantener tus dientes fuertes, asegúrate de visitar al dentista al menos una vez al año para una limpieza a fondo. También puedes cepillarte los dientes dos veces al día para eliminar la placa, la enfermedad de las encías y las bacterias que pueden causar mal aliento y caries. Además, asegúrate de tener en cuenta los alimentos que comes. Algunos alimentos y bebidas, como el café y el vino tinto, pueden manchar tus dientes y hacer más probable que pierdas el esmalte. Por último, no olvides proteger tus dientes con un protector bucal si practicas algún deporte o trabajas en una profesión que haga probable que te rompas o te lesiones los dientes.

¿te ha gustado? compartelo en tu red social

Facebook
Twitter
LinkedIn

También pude interesarte

NO TE VAYAS SIN RESERVAR TU CITA!!

CLÍNICA GETXO

Contacta mediante WhatsApp con la Clínica de Getxo

639 225 367

CLÍNICA DE BILBAO

Contacta mediante WhatsApp con la Clínica de Bilbao

631 276 578

Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?